La prevención Cofrade

Bueno un año más para la “saca”, un año más los costaleros y costaleras comienzan los ensayos para realizar su estación de penitencia.

Como hace tiempo que este portal dejó de ser oficial, decir queda que todo lo aquí escrito es opinión personal de los que aquí escribimos.  Dicho queda.

Bueno pues yo quiero aportar mi pequeño granito de arena para ayudar. Desde la primera clase de ergonomía que di en el máster de prevención de riesgos laborales, me interesé en trasladar esos conocimientos a mi pasión, la Semana Santa. Ya que conocedor del mundillo, identifiqué rápidamente los malos vicios y las malas prácticas.

Pues ese es la motivación de este artículo, recoger una serie de consejos y técnicas recomendadas por distintas entidades y expertos de la materia, para evitar males mayores.

Preparando el cuerpo

La prevención debe comenzar ANTESincluso, de ensayar. El esfuerzo físico que se hace durante una estación de penitencia supone una agresión al cuerpo tanto física como psíquicamente, por tanto es altamente aconsejable comenzar a “tratar” el cuerpo de menara adecuada.

Es aconsejable realizar una serie de ejercicios para que los músculos y articulaciones se vayan acostumbrando. En la web de costalero.com, la fisioterapeuta Montserrat Altemir Lara, redactó un manual del costalero, que aunque está muy centrado en la figura del costalero que carga a costal, es perfectamente extrapolable mucha de sus ideas. Y una de ellas es la tabla de ejercicios, para realizar antes de Semana Santa, antes de sacar el paso, durante los relevos y después de Semana Santa.

Estas tablas están complementadas con ejercicios para corregir posturas, elasticidad y potenciación.

La postura bajo el paso

La mayoría de las publicaciones se centran como ya comentaba en los que van a costal, yo no me voy a detener en este sentido,  aunque en nuestra Semana Santa existe un paso portado a costal, la documentación es amplia.

A dos hombros

La manera mayoritaria en nuestra semana santa, más o menos cómoda (ese no es mi debate), es la que tenemos y es conveniente empezar a corregir y realizar el trabajo correctamente. Con esto no quiero decir que yo esté en disposición de la verdad absoluta, desconozco como trabajan las distintas cofradías de Baza, he visto capataces responsables dando una charla sobre estiramientos y calentamientos, y otros que han pasado absolutamente del tema, si esto que voy a escribir ya lo aplican, pues ole por vosotros!

Antes de levantar: Todos lo sabemos, no hay sitio físico donde colocarse. Lo ideal es poder sentarse, para evitar tener los músculos de las piernas en potencia durante mucho tiempo. Desde mi punto de vista que salgan los pies por los faldones del paso no es una falta de respeto o falta de saber estar como muchos puristas defienden. Estar de rodillas es otra opción viable, para paradas cortas, cuando es necesario una parada prolongada me reitero en defender que sentarse es lo ideal. Los músculos descansarán.

1º Llamada: Los tres golpes de llamador nos indican lo que viene, nos incorporamos y esperamos en posición de cuclillas. En las llamadas la coordinación capataz-costaleros debe de ser perfecta, ya que las posiciones de cuclillas y de potencia suponen un esfuerzo y puede llevar a una sobrecarga muscular.

2º Llamada: Aquí cada cofradía tiene sus cosas (2 toques, 1 toque), es el momento en el que nos colocamos en la trabajadera. La posición, aquí, tenemos dos posibilidades, podemos estar con los pies paralelos, o con una pierna ligeramente atrasada.

3º Llamada: “A este es!” Aquí es cuando hay que realizar la máxima potencia muscular para hacer la “levantá”. La postura será teniendo completamente alineado el centro de gravedad con la carga. Se meten los riñones y se hace una contracción abdominal. Se lanza el cuerpo hacia arriba. Es importante acompañar a la trabajadera durante el salto, para evitar el golpe (que puede ser muy peligroso). Cuando se cae hay que evitar tener las piernas en hiperextensión, las rodillas tienen que estar ligeramente flexionadas. La posición del cuello y de la cabeza es de vital importancia en este punto. Vista al frente evitando tener el cuello en extensión (mirando arriba) o en flexión (mirando al suelo).

Andando: “Vamos de frente con Él”. Volvemos a necesitar que el centro de gravedad esté alineado con la carga que tenemos sobre los hombros. Las rodillas en semiflexión. Vista al frente, que el cuello no esté en flexión (mirando abajo) o en extensión (mirando arriba). La posición de las manos, siempre que sea posible apoyadas ligeramente en la estructura, nunca colgarse de la trabajadera, porque estaríamos añadiendo peso innecesario. Si no es posible, una buena postura es cruzar las manos sobre los costados, ayudando de esta manera a que los músculos lumbares estén contraídos.

Captura

Nunca, bajo ningún concepto andaremos con la espalda flexionada, o corvada. El daño que se aplica a todo el sistema es aberrante. Los discos que hay entre vertebra y vertebra, cuando está sometido a una flexión y esfuerzo tan grande, termina por herniarse. (Es como cuando sale una burbuja en una recámara de la bici) La hernia lo que hace  es comprimir una raíz nerviosa (traducción: duele una barbaridad, y puede conllevar una incapacidad temporal o permanente).

Con estas “sencillas” indicaciones, podemos corregir la postura y evitar lesiones. Soy consciente de que no son fáciles, los vicios y malos hábitos son difíciles de corregir, pero poniendo voluntad se puede hacer.

Los ensayos

Bueno todo esto que acabo de escribir no vale de nada sin la implicación de todos los componentes de la cuadrilla, y aquí quiero reivindicar la responsabilidad de los capataces. Es obligación desde mi punto de vista, que el capataz sea el instrumento para que estas directrices lleguen al costalero. Pero no solo tiene responsabilidad en cuidar de la postura de sus costaleros. Su trabajo en la “igualá” es primordial, colocar gente mal medida puede llegar a tener una consecuencia terrible. Los capataces deben corregir las malas posturas, hablar constantemente y comprobar que los costaleros tengan bien colocadas las protecciones (que hablaré más adelante) e impedir a un costalero que trabaje sin ellas.

En los ensayos el reparto de la carga debe de ser lo más homogéneo posible. Las parihuelas más “modernas” si tienen una estructura que provoca el reparto de cargas, pero la inmensa mayoría no. Por lo que las típicas vigas o los sacos, sólo son cargas puntuales. Lo ideal sería planchas de acero que ocupen perfectamente la sección del paso. Esta opción permitiría además la opción de incrementar el paso ensayo a ensayo. (Pero bueno esto es una opinión personal).

Protección Individual

El símil de trabajo que muchos entenderán, los EPI’s, un costalero también hace su “trabajo”, y por tanto tiene que protegerse. La protección principal, y base del movimiento, el calzado. No se le da la importancia que se merece, pero los pies son el pilar. Es donde se apoya todo el cuerpo y donde recae todo el peso, y por tanto, necesita un calzado adecuado. Lo ideal es un calzado con la suela flexible, que sujete bien al tobillo y sea cómodo. Complementario al calzado, una buena higiene con las uñas correctamente cortadas (de forma horizontal) y usando un calcetín cómodo y que traspire, aseguraremos esa parte tan importante de nuestro cuerpo.

La faja: Aquí tenemos mil opciones en el mercado, la recomendación de quién esto escribe es: faja ortopédica. Ya sea con la faja ortopédica o con el fajín tradicional, es necesario colocarlo correctamente. La faja tiene que recoger los músculos lumbares y no oprimir el diafragma, por tanto la faja ortopédica hay que fijarla en diagonal para evitar oprimir el diafragma. El fajín de igual manera tiene que apretar bien las lumbares, pero evitando apretar el diafragma. Es importante decir, que hay que elegir, una u otra, pero nunca los dos sistemas de forma simultánea, ya que haremos que ninguna de las dos fajas funcione bien y encima estaremos tan apretados que será difícil respirar bien.

Ya para terminar, que me estoy alargando más de lo que yo quería, recomendar realizar los ejercicios y recomendaciones que dan en la web de costalero.com, e instar a que alguna cofradía, o la misma federación de cofradías, se ponga en contacto con la gente del Centro de Atención al Costalero y organizar algunas charlas o seminarios sobre este asunto.

Os dejo un vídeo con una conferencia muy interesante a cargo de la fisioterapeuta Montserrat Altemir, reiterando que aunque se hable mucho de costal, es totalmente extrapolable a la trabajaderas o a las horquillas.

 Sin nada más un servidor se despide, recordando que lo que acabas de leer es una mera sugerencia, estará bien o menos bien (la prevención nunca está mal), pero por lo menos espero generar curiosidad y conciencia del buen trabajo y que la salud tiene que estar, digamos que equiparada con el sentir costalero. Si estamos menos pendientes de dolores y malestares, disfrutamos el triple de nuestra estación de penitencia. Que disfrutéis de los ensayos con vuestros hermanos en Cristo, y que tengáis una sana estación de penitencia.

Deja un comentario